Por qué es tan importante acertar en los contratos de los jugadores de esports

by | 12 de Jul | Blog, General | 0 comments

Ley de Kosnahan Director General, Jason Kelly, escribe para Información privilegiada de deportes electrónicos para desglosar los contratos de los jugadores dentro de la industria, así como resaltar por qué este asunto es de suma importancia.

Crédito de la imagen: Shutterstock

Como abogado calificado de casi 20 años, me sorprendió saber cuán fragmentadas están las partes del ecosistema de los deportes electrónicos cuando asistí a mi primer ESI London en Boxpark Wembley el año pasado. Este punto se destacó aún más al comparar la forma en que se manejan los asuntos contractuales en los deportes electrónicos en comparación con los deportes tradicionales en tierra.

Algunos de los principales puntos débiles de los deportes electrónicos que se identificaron incluyeron acuerdos de contratos comerciales, protección de marcasavales de patrocinio y contratos de jugadores/organizaciones.

Este último es probablemente uno de los más importantes para cualquier organización, ya sea que esté comenzando o no, o que haya estado operando durante algún tiempo.

ESI Londres 2023

Al igual que cualquier asunto de empleo, tener un contrato de jugador completo no solo protege los intereses del jugador y del equipo, sino que también garantiza una relación sana y sostenible en el futuro. Los términos claros establecen detalles como la duración del contrato, las opciones de renovación, la remuneración, las bonificaciones, las responsabilidades, la marca personal, las obligaciones de apariencia, las cláusulas de transferencia y compra, los acuerdos de no divulgación y no competencia y los mecanismos de disputa, por nombrar algunos.

Las transferencias de jugadores son comunes en los deportes electrónicos, sin importar el juego. Como tal, es crucial obtener los contratos correctos en caso de que los jugadores se pongan a la venta. Haber establecido ya los términos en torno a la confidencialidad, incluidos los planes comerciales, la estrategia del juego y los datos, es primordial. Además, pueden surgir disputas entre los jugadores sobre los diferentes niveles de remuneración, a menos que los términos del contrato aclaren la confidencialidad de tales arreglos.

Además, las acciones en las redes sociales y la marca personal no solo afectan a los jugadores individuales, sino que pueden tener un impacto en todo el equipo. Si un jugador causa alboroto, el impacto puede extenderse al equipo y a otros miembros. Esto es algo a tener en cuenta al analizar este tipo de acuerdos y lo que sucede si un miembro del equipo de repente está en el centro de atención por algo negativo.

Luego está la cuestión de qué sucede cuando un jugador quiere seguir adelante durante el término, ya sea porque la relación se ha roto o simplemente quiere ir a pastos nuevos. Las disputas pueden ser ampliamente publicitadas y tener términos apropiados para manejar tales escenarios es sensato.

Los lectores bien pueden recordar los problemas bien publicitados entre el creador de contenido de Fortnite de América del Norte y el transmisor Turner ‘Tfue’ Tenney y su organización anterior FaZe Clan.

Para aquellos que no están familiarizados, en 2018, Tfue firmó un contrato de tres años con FaZe Clan, que describía los términos de la asociación, el reparto de ingresos, la marca y otros arreglos financieros. Durante su acuerdo con FaZe, los seguidores de transmisión de TFue crecieron de varios miles a millones en sus canales de Twitch y YouTube. Al principio de su contrato, aparentemente fue expulsado de Twitch varias veces y después de un corto período intentó salir de su contrato con FaZe.

El asunto se volvió acalorado y muy público, con TFue tomando canales de transmisión citando disposiciones de confidencialidad, lo que significa que no podía discutir las disposiciones contractuales en el dominio público. Con los equipos legales involucrados, el asunto se volvió polémico. El equipo legal de Tfue argumentó que su contrato era injusto porque supuestamente restringía su capacidad de perseguir su marca individual y le negaba ciertas oportunidades. Su equipo legal afirmó que FaZe Clan tenía un control desproporcionado sobre las ganancias de Tfue, incluida una parte significativa de sus honorarios de patrocinio y presentación.

Durante la batalla pública que se produjo entre Tfue y FaZe Clan, se iniciaron acciones legales para determinar si el contrato era justo o no. finalmente se resolvió fuera de los tribunales. A principios de este mes, Tfue anunció una hiato indefinido de la transmisión.

La situación de TFue/FaZe resalta la importancia de manejar correctamente los contratos de los jugadores dentro de la industria. Si bien puede parecer un documento simple, en última instancia, estos contratos deciden los derechos y responsabilidades de las organizaciones y los jugadores, y la necesidad de acuerdos adecuados para proteger a ambas partes. Como resultado, debe ser tratado adecuadamente por profesionales.

Este artículo fue escrito por Ley de Kosnahanun bufete de abogados de deportes electrónicos con sede en la Isla de Man, que ofrece servicios relacionados con estructuras y gestión de organizaciones, términos y transferencias de contratos de jugadores, protección y licencias de marca y derechos de propiedad intelectual, patrocinios y respaldos de equipos, contratos comerciales generales y mucho más.

Descargo de responsabilidad: este artículo está escrito en colaboración con Ley de Kosnahan.

Truncado a 10000 caracteresTraducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *